Acolchados

En: Justo Al Blanco    El: viernes, enero 22, 2016    Comentarios: 0    Visitas: 5903

Como Elegir El Mejor Acolchado al Momento de Comprar

Tips para seleccionar acolchados

Llega el frío y los acolchados se convierten en los grandes protagonistas entre la ropa de cama; sin embargo, cuando debemos optar por alguno de ellos, la elección puede resultar abrumadora, por la gran cantidad de estilos, materiales y comodidades que ofrecen. Por eso, te ofrecemos algunos tips que debes tener en cuenta, antes de decidir cuál abrigará tus sueños. 

Cómo elegir un acolchado de calidad

Aunque la elección de un acolchado siempre responde a nuestros gustos personales, la calidad es un atributo que no debería descuidarse, sobre todo, considerando que esta ropa de cama posee una vida útil muy prolongada.

El tipo de relleno, la cantidad de hilos y las costuras son detalles que te ayudarán a distinguir su calidad.

Tipos de relleno

Plumón: a la hora de estar abrigados, este relleno es recomendado para los más exigentes, por sus propiedades térmicas y de aislamiento natural.

Si bien mantienen mejor la temperatura, los acolchados con este relleno son más difíciles de lavar y es preciso recurrir a la tintorería para su cuidado. Su capacidad térmica se relaciona con el gramaje (gramo por metro cuadrado): cuanto mayor sea este, mayor abrigo proporciona.

Fibra o acrílico: los acolchados rellenos de fibra o acrílico son más económicos, prácticos y resisten mejor los lavados frecuentes, pero como no son tan abrigados, no se los recomienda para los climas muy fríos ni para quienes son muy sensibles a las bajas temperaturas.

Pluma: este relleno se diferencia del plumón porque solo está compuesto por la parte sólida de la pluma. Al igual que el plumón, genera volumen en el acolchado, que se traduce en un mayor número de cámaras de aire con las que aumenta la aislación térmica. Es el más aconsejable para las personas alérgicas.

Cantidad de hilos

 Los acolchados, como las sábanas, tienen un determinado número de hilos tejidos en una pulgada cuadrada, que indica su textura y su suavidad. Cuanto más fino es el hilo, mayor es ese número, y más suave y ligera se sentirá la tela al tacto.

Costuras

En la confección del acolchado, debes verificar que haya relleno entre los pespuntes que unen las telas exteriores entre ellas.  Si no observas relleno, las líneas de costuras quedarán sin protección  y el producto perderá su capacidad de abrigo. El relleno entre las costuras garantiza una buena distribución del material en toda la superficie del acolchado.

Otros detalles por considerar

-Además de los acolchados con relleno, existen otras propuestas, como  los covers o la funda nórdica, recubiertos con telas más finas de 200 a 500 hilos, que brindan calidez, sin perder sus cualidades térmicas.

-Si optas por un acolchado relleno, debes prestar atención al sistema de costuras, pues este garantiza una distribución uniforme del relleno en toda la superficie del acolchado.

-Los diferentes tamaños de estos productos se distinguen por su denominación, similar a la de las sábanas y coincidentes con el tamaño de la cama: de una plaza y media, dos plazas, dos plazas y media, queen size  y King size. Un detalle importante que no debes olvidar cuando elijas el tamaño adecuado es que el acolchado debe sobresalir de la cama 30 o 40 cm de cada lado. 

 

Comentarios

Deja tu comentario