Cortinas

En: Justo Al Blanco    El: martes, marzo 22, 2016    Comentarios: 0    Visitas: 4443

Claves para elegir cortinas, el tipo de tela y la cantidad necesaria

Las cortinas poseen múltiples funciones: impiden el paso de luz, influyen en la temperatura del ambiente, ocultan la vista del exterior y resaltan un estilo decorativo. Y para cada una de esas funciones, nosotros ofrecemos una amplia variedad. Sin embargo, considerando también la diversidad de modelos y materiales, la elección de una cortina puede convertirse en una tarea complicada.  Para guiarte, te proponemos que leas atentamente esta información.  

Cómo elegir la tela de la cortina de acuerdo con su función

Los motivos por los que deseamos adquirir una cortina son el primer detalle por tener en cuenta, pues de ellos depende la elección de la tela. En general, todas las telas son adecuadas, excepto aquellas muy rígidas, pero si lo que buscas es restringir el paso de la luz, lo mejor será optar por telas pesadas, como el terciopelo, la pana o el brocado. Estas telas, además de ser gruesas y resistentes, absorben mucha luz del ambiente.

Los black out, una tela con un lado de vinilo, también cumplen perfectamente esa función y son ideales para los ambientes modernos.

Otra  buena opción es forrar las cortinas con colores también oscuros.

Por el contrario, si lo que deseas es proteger la privacidad, sin oscurecer demasiado el ambiente, las mejores telas son el algodón, el lino y la gasa, que permiten filtrar la luz, sin perder intimidad.

Estas telas son más livianas, vaporosas, y fáciles de mantener y lavar.

¿Qué cantidad de tela necesitas?

Para calcular la cantidad de tela de la cortina, primero debes medir el tamaño de la ventana donde la colocarás. Ten presente que debes agregar 15 cm a cada lado del ancho y esta medida multiplicarla por 2, 2,5 o 3, según el frunce que desees darle.

En la medida del largo hay varias tendencias: habitualmente, se agregan 15 cm al largo de la ventana, pero si quieres que las cortinas queden apoyadas sobre el  suelo, añade 10 cm más.   

Distintas clases de cortinas

Las cortinas se deben adecuar al tamaño de las ventanas y a la dirección hacia donde se abren las hojas. Teniendo en cuenta estos detalles, en la actualidad existen varios modelos que satisfacen cada necesidad.  

Cortina clásica de barrales: es la opción más conocida y práctica. Tradicional y adecuada para cualquier tamaño de ventana, esta clase de cortina se coloca fácilmente y sirve para todo tipo de abertura de la ventana.     

Cortina de rieles: es un sistema útil y discreto, que permite mover la cortina con cuerdas o interruptores. Al igual que las de barral, se adaptan a toda clase de ventanas. 

Cortina con tensores: es un novedoso sistema, fácil y práctico de adaptar a cualquier ventana, si bien solo puede utilizarse para cortinas livianas. Los tensores sostienen la tela por medio de ganchos o argollas a un sistema de cable de acero. No es recomendable para las ventanas que se abren hacia dentro.

Cortina romana: es un panel de tela liso, que se pliega de forma vertical, en forma de acordeón. Con varillas horizontales cosidas por dentro de la tela, se logra mantener la tela tensa y extendida.

Se recomiendan para ventanas fijas o corredizas, pero tampoco son prácticas para las que se abren hacia dentro. 

Cuidados de limpieza de las cortinas

Un correcto cuidado de las cortinas, te permitirá mantenerlas como nuevas durante años. Para ello, es preciso limpiarlas cada 4 o 5 meses, y aspirarlas cada 15 días. Si pueden lavarse en la lavadora, no olvides hacerlo con agua fría, un programa delicado y jabón suave o especial para este tipo de producto. Antes de que estén totalmente secas, puedes colgarlas y así evitarás el planchado, pues se estiran por su peso sin formar arrugas. 

Etiquetas

    Comentarios

    Deja tu comentario