Manteles

En: Justo Al Blanco    El: martes, marzo 22, 2016    Comentarios: 0    Visitas: 2671

Sugerencias para la elección de manteles y recomendaciones para su cuidado

A la hora de recibir invitados o simplemente comer con nuestra familia, los manteles son una divertida opción para vestir y proteger la mesa. Además, elegidos con buen gusto, son un original complemento para la decoración.

Como la variedad de colores, tamaños  y texturas nos permite seleccionar uno para cada ocasión y cada ambiente, te ayudamos a escoger el que más se adapta a tus exigencias.

Cuanto es la caída ideal del mantel

En un ambiente elegante, un mantel blanco, acompañado por servilletas que hagan juego, aportará sobriedad  y clasicismo; en cambio, en un lugar sencillo, lo mejor será elegir una tela estampada, que brindará más calidez.

Para quienes desean pasar una jornada al aire libre o cubrir las mesas del jardín, lo ideal es inclinarse por estampas vivas, que den sensación de frescura.  

Sin embargo, cualquiera sea la alternativa elegida, un detalle que no debe descuidarse es la caída; en general, se aconseja que esta sea de no más de 22 cm. y que cuelgue por encima de las rodillas de los comensales.

Eligiendo la forma, la tela  y el color

La elección de la forma del mantel no es ningún secreto: su forma debe adaptarse a la de la mesa. Así, hay manteles redondos, rectangulares, ovalados y cuadrados.

En cambio, cuando se trata de elegir la tela, su amplia variedad nos obliga a pensar en las ventajas y las desventajas de cada clase de fibras.

Si lo que buscas es practicidad, lo mejor es comprar un mantel de mezcla o de poliéster, que no requiere mayores cuidados y resiste mejor las manchas.

Otra ventaja de estas telas es su gran resistencia al calor, que permite colocar sobre ellas recipientes calientes.

Los manteles más finos y duraderos son los de lino. Poseen alta resistencia, absorben totalmente la humedad y responden muy bien a la limpieza, ya sea en lavado o en seco; sin embargo, se arrugan fácilmente y son los más caros, pues la tela es de máxima calidad.

Un aspecto que también debes tener en cuenta es la selección del color: en los manteles de colores claros, las manchas son más visibles, pero también más fáciles de remover. Además, los colores claros dan la sensación de mayor luminosidad, por lo que se aconsejan para los lugares con poca luz natural.

Los manteles oscuros, en cambio, lucen mejor en ambientes muy iluminados, pero hay que tener presente que el color combine con los colores de los muebles del lugar.

Recomendaciones para su cuidado

Antes de colocar el mantel en la lavadora, es necesario remover las manchas.

Si el mantel es de mezcla de algodón y poliéster, o solo de poliéster, el lavado debe hacerse en modo delicado, a una temperatura inferior a los 40° C. Bastará con colocarlo en la lavadora de manera holgada, evitando así que se arrugue.

Si la tela es de algodón, puede lavarse a una temperatura de 60° C y con un programa de altas revoluciones.

Con los manteles de lino, se requiere mayor atención: el lavado debe hacerse a bajas revoluciones, a una temperatura de entre 40° y 60° C.

Para su planchado, es preferible el uso de un humidificador.

Comentarios

Deja tu comentario